La Pontevedra más dura: la del PTV que no avanza

0 Flares 0 Flares ×

Aunque dejen alguna huella, las pesadillas no son eternas. Pasarán. Pero ahora, cuando duermo, cuando logro conciliar el sueño, mi cerebro se desata y me presenta historias difíciles de digerir. Adoro Pontevedra, pero a menudo mi ciudad se convierte en una pesadilla, en un sueño terrorífico.

En una ocasión una PTV me contó que pretendía llevar a la Alcaldía todos los tacones que se le clavaron entre los huecos de pavimentos recién instalados por el Concello. La longevidad de los zapatos o zapatillas nos preocupa a todos, pero aquí puede ser común que quien pierde los papeles calce unos Manolos. Lores puede ser lo que quiera ser (de hecho parece que le gusta ser alcalde), pero para algunos fue, especialmente en su primer mandato, “el doctor aspirina”. “¿Eso de dónde viene?”, preguntaba yo. “De que sólo recetaba aspirinas como médico”, respondían. Eso es, hablando en plata, tenerlos cuadrados y enseñarlos al resto del mundo.

Esa es la chusma que odio de esta ciudad, la que miente, pontifica, insulta y te mira por encima del hombro. El peteuvismo rancio también se entretuvo charlando sobre Teresa Casal en sus cenas. Dijeron de ella de todo: criticaron su ropa, su peinado, sus formas (supongo que por hablar con claridad) y le adjudicaron hábitos ficticios. Supo llevarlo, pero no todo va en el cargo, no. No va en el cargo de nadie ser vilipendiado ni insultado.

Esas tenemos aquí. Plazas preciosas, gente maravillosa y comprometida, algunos empresarios que luchan, personas discretas. Y la chusma de rancio abolengo, pontevedreses que hablan sin saber, que opinan sin estar ni haber estado, que son un lastre para la evolución natural de la ciudad; su odio surge porque el pasado quedó en mero pasado, y la rabia es la muestra de que todavía hay algunos que confían en que apellidarse Batán -que es el primer nombre que me ha venido a la cabeza- es mejor que ser García o Pérez.

Quizás alguien ha de deciros a la cara, algún día, que no tenéis vergüenza si llamáis paleto a quien se expresa en gallego. Explicaros que este territorio no es vuestro, que habéis perdido la batalla. Y, de paso, habría que aclararos que no conviene hablar de lo que no sabéis, es cruel juzgar sin información y escupir veneno por el único motivo de que algún tema hay que abordar en el bar de El Casino. No lapidéis a una persona, colectivo o familia porque hay que buscar conversación. ¿Nadie tiene manchas que tapar? Porque yo acumulo bastantes. Para una convivencia más sana, quizás hay quien debería empezar a borrar la grasa que acumula en el cerebro.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×
 

luisaperezpuga

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>